¿Bacalao, salado o fresco?

¿bacalao, salado o fresco?

El bacalao continúa siendo uno de los pescados más apreciados en el mundo, y se encuentra presente, a través de numerosas recetas, en los menús de restaurantes en Mirasierra en Madrid.

Hasta que hace unos años el Skrei, un tipo de bacalao de Noruega que se consume en fresco, llegó a nuestras lonjas, nadie se planteaba la pregunta de cuál era mejor: fresco o salado. Poco importaba eso, el recetario del bacalao seco, desalado para consumir, era y es tan rico como se puede ver en los menús de restaurantes en Mirasierra Madrid, que la duda no asaltaba al comensal.

Sin embargo, la fama del bacalao Skrei ha ido creciendo hasta generar la duda sobre qué bacalao escoger. En este artículo veremos las principales diferencias entre uno y otro: textura, sabor y el valor nutritivo.

Primero hay que destacar que el bacalao tanto fresco como seco es una fuente de proteínas, fósforo, potasio y magnesio. Como pescado blanco está recomendado para las dietas hipocalóricas por su bajo contenido en grasa.

Entre el bacalao fresco y el seco nos encontramos con que el sabor y el aroma de este último ha sido potenciado por la salazón. La sal descompone las proteínas en aminoácidos siendo este proceso una aportación natural de sabor. Mientras que la desecación ha permitido a los nutrientes que se concentren más. Esto hace que desde el punto de vista nutricional el bacalao salado sea más aconsejable.

Otro punto, este histórico, a tener en cuenta, es que el bacalao se convirtió en un alimento fundamental de muchos pueblos, sobre todo del interior, por su facilidad para conservarse. El pescado fresco no aguantaba mucho tiempo sin estropearse, pero la sal, el método más antiguo de conservar los alimentos, hizo posible preservar el pescado y llevarlo a puntos lejanos de la costa.

En la Cervecería Gambrinus podrás disfrutar de deliciosas recetas con bacalao.

haz clic para copiar mailmail copiado